Soy una micropyme, ¿puedo ser contratista de la administración pública?

Uno de las dudas que a menudo se hacen las empresas, sobre todo las muy pequeñas, es si tendrán capacidad suficiente para poder contratar con la administración.

Desde fuera la administración pública se percibe casi como un monstruo enorme, con una gran capacidad de consumo, al que, por la necesidad propia del mismo, solo pueden acceder grandes empresas. Y esto, que es cierto, lo es solo en parte. Veamos cómo se distribuye el sector público en España.

En el total de nuestro país tenemos más de 18.800 entes. Pese a que en los peores momentos de la crisis el gobierno propuso una racionalización del número y del tamaño del sector público, lo cierto es que nunca se produjo. De esos entes, más de 400 pertenecen a la administración local, algo menos de 2.000 a las diferentes autonomías, y el resto son entidades locales.

En Andalucía operan, en total, 1983 entes públicos, repartidos entre ayuntamientos, administración autonómica, universidades, organismos autónomos, empresas, fundaciones y un largo etcétera.

Cada uno de estos entes de los que hablamos tiene su propia personalidad jurídica, un CIF propio y un órgano de contratación independiente, lo que significa que tienen su propia gestión de compras.

Sabiendo esto, y teniendo en cuenta que existe una enorme disparidad en los entes del sector público tanto en tamaño, como en necesidades, lo que habremos de hacer es buscar aquellos entes que más se adapten a las características de nuestra empresa y poner el objetivo en ellos. De esta forma haremos como haríamos en el sector privado, seleccionar, de entre todos los posibles, a qué tipo de público objetivo nos vamos a dirigir.