LOS CONTRATOS MENORES

Dependiendo del tipo contrato -aquí nos vamos a centrar en los contratos de obras, suministros y servicios, que son los más habituales- y del importe del mismo, la administración deberá optar por un tipo de contrato concreto, tal como viene establecido en la Ley de Contratos del Sector Público.

Los contratos de menor importe, hasta los 50.000 € en obras y hasta los 18.000 € en suministros y servicios -hablamos siempre de importes sin IVA- pueden celebrarse mediante los llamados Contratos Menores.

Estos se caracterizan porque la administración no tiene que iniciar ningún procedimiento de contratación ni siquiera pedir varias ofertas, sino que tiene la potestad de escoger a un proveedor de confianza y pedirle que directamente ejecute el trabajo que se requiere. En este tipo de contratos, como decíamos, no hay un procedimiento previo y el contrato se formaliza con la presentación de la factura ante la administración, que es la que genera el procedimiento.

No obstante, aunque la norma permita ese tipo de procedimientos, la realidad es que las administraciones no suelen ser muy dadas a emplearlo masivamente e introducen elementos “de corrección” en sus propias bases de contratación. Algunas piden un mínimo de ofertas a partir de una cantidad determinada, por ejemplo a partir de 3.000 € en los contratos de suministros y servicios. Otras administraciones las publican en sus perfiles del contratante y dan un plazo para presentar ofertas a cualquier empresa que quiera hacerlo, etc.

La propia naturaleza de estos contratos implica que la administración puede obviar el solicitar solvencias técnica y económico-financiera a la empresa adjudicataria.

Para empresas jóvenes o bien que no tienen experiencia en contratar con la administración los contratos menores son ideales, pues, al estar exentas, en la mayoría de los casos, de presentar una solvencia, les abre una puerta que puede quedar cerrada en otros tipos de procedimientos más complejos.

No obstante y debido a la falta de publicidad en este tipo de contratos, es fundamental el apoyo de una consultora especializada en contratación pública para localizar los procedimientos de interés y preparar las presentaciones ante los órganos decisorios de la contratación.